La importancia de la comunicación interna y externa en una organización empresarial

Muchas empresas invierten más en su comunicación externa en vez de construir una buena comunicación interna para dar sensación de unidad y transparencia, tanto a nivel interno como externo. Pero antes de nada, vamos a definir ambas para entender por qué deben de funcionar bien las dos y cómo deben de estar estructuradas.

La comunicación externa es la que engloba el envío de las noticias de actualidad sobre la compañía, promociones, inauguraciones, lanzamiento de producto, actos, celebraciones, etc. Frente a la comunicación interna que se encarga de la comunicación que va dirigida al cliente interno, es decir, al trabajador. Se trata de motivar a los empleados e implicarlos en la buena marcha de la misma.

SMLXL

 

Normalmente, se tiende a trabajar en la comunicación externa dejando de lado la interna, pero esto es un error ya que cuanto mejor funcione y más contentos estén las personas que componen la organización, habrá más y mejores noticias que dar al exterior.

Hoy en día, debido a la situación económica que estamos viviendo desde hace años, es uno de los grandes retos ya que todavía pocas entidades ponen en marcha la misma para implantar los cambios y lograr los objetivos marcados.

La motivación del equipo humano es una de las prioridades para mantener a los mejores e inculcarles el espíritu corporativo de la organización para que se sientan parte de ella y sean sus mejores embajadores. Por ello, la comunicación interna es una herramienta estratégica que toda empresa debe de implantar para que los trabajadores sientan la empresa como suya.

Se deben de transmitir informaciones corporativas sobre lo que acontece en la empresa, motivar y posibilitar una vía de comunicación fluida entre la dirección y las diferentes áreas o departamentos que forman la empresa. Esta vía debe de ser en los dos sentidos y nunca unidireccional.

Algunos de los soportes básicos que se pueden utilizar para conseguir los objetivos marcados son los manuales corporativos, las convenciones anuales, la revista interna y la intranet. Todo esto ayudará a establecer una política de empresa en la misma dirección que se reflejará a la hora de vender o transmitir lo que hace.

Tras incorporar la comunicación interna, se debe de proceder a planificar la comunicación externa que va dirigida al cliente externo o final. Es una herramienta muy importante para las organizaciones de cara al exterior para dar una buena y transparente imagen de la empresa.

Para conseguir los fines marcados, se pueden utilizar varias vías como son el envío de comunicados o notas de prensa a los medios de comunicación para su posterior publicación y difusión, o las redes sociales, donde se publican mensajes sobre las cuestiones de actualidad de las que se quiere dar a conocer al público. Todo ello servirá para crear la imagen de marca que se busca.

Espero que con estas pequeñas nociones hayáis entendido la diferencia entre una y otra y la importancia de ambas, ya que una no puede vivir sin la otra.

Amaya Barriuso Terrazas

www.amayabarriuso.com