Abre los ojos Mozambique

Me había imaginado este viaje miles de veces desde que decidí embarcarme en él con la Fundación Barraquer, pero una vez más la realidad supera la ficción.

Plasmar por escrito lo que he vivido en Boane, Maputo, con la Fundación y el equipo es ardua tarea, ya que el papel no desprende el olor real de la emoción.

SMLXL

Dormir en un orfanato, Casa do Gaiato, ha hecho que el viaje sea aun más conmovedor de lo que ya es de por sí.

SMLXL

Seis mujeres formamos el equipo de expedición con una meta final: operar de cataratas a todo el que podíamos, en tiempo récord y con los recursos y material que fuimos capaces de transportar. Un equipo humano capitaneado por la doctora Elena Barraquer que junto a la doctora Julia Sempere, la instrumentista María Sistac, Simona Bambini, nuestra dulce médico anestesista, Eva Navarrete (mi madre) y yo, como circulantes cumpliendo funciones de campo, hemos vivido una experiencia inolvidable y de un valor humanitario incalculable.

SMLXL

 

Crear un quirófano en la nada de una sala diáfana es difícil pero desde luego más satisfactorio de lo que yo nunca había podido imaginar.

La operación de cataratas es muy agradecida, operas un día y al día siguiente quitas el vendaje y ven, ¡como por arte de magia!

SMLXL

Magia es lo que hace Elena Barraquer en sus expediciones, con su fortaleza, vitalidad, profesionalidad y dedicación… devolverle la vista a personas ciegas es una realidad que supera la ficción.

Abre los ojos y vuelve a sonreír

Cristina, 30 años, ciega de los dos ojos y con problemas musculares e inseguridad debido a no poder moverse por quedar atrapada en el miedo de su ceguera… dos días más tarde, su cara inexpresiva, triste y apagada brilló al ver la luz de nuevo. No sonreía demasiado, no se lo creía, realmente era magia… Al día siguiente, Cristina era otra, una chica feliz con toda una vida llena de luz y color por delante.

Robson, 11 años. Esta fue la operación que más me estremeció. Fue muy valiente pero su miedo y niñez hicieron que sus emociones salieran a flote… cuando empezó a llorar en medio de la operación lo pasé fatal, pero Elena y Simona lo calmaron poco a poco y el resultado final fue un niño que vuelve a ser niño. A la mañana siguiente, todo había salido a la perfección, corría y brincaba como si siempre hubiese visto y la pesadilla nunca hubiese existido.

40 años, hombre, ciego de los dos ojos. Nunca pensó que volvería a ver. Le quitamos las vendas y Simona fue lo primero que sus ojos pudieron apreciar: “ Me quiero casar contigo” dijo. Simona lloró sin parar.

Cada uno tiene su historia, su vida, sus familias y vivencias, estas son sólo 3 de 218 cataratas que operamos… 218 historias entrañables que han hecho de este viaje uno de los mejores de mi vida.

Emociones, sensaciones, pobreza, sonrisas, tristeza, cariño, magia, pesadillas, amor y ESPERANZA es el resumen de un cuento de hadas hecho realidad.

¡¡Abre los ojos Mozambique!!

SMLXL

Gracias Elena Barraquer y gracias a la Fundación Barraquer por darme la oportunidad de poner mi granito de arena y reafirmarme en que toda ayuda es imprescindible. Gracias por los maravillosos valores que transmitís con vuestro esfuerzo, perseverancia y trabajo.

De vivir en la oscuridad, a vivir con color… 15 minutos de dedicación a cada operación a cambio de una vida entera llena de luz.

¿Qué siente al poder ver a su nieta otra vez? ¿A su hija? ¿Lo que come? ¿Donde pisa? ¿El color de su pelo? ¿El azul del cielo? ¿El rosa de las flores? ¿Una puesta de sol? – VIDA.

ABRE LOS OJOS MOZAMBIQUE

Con esto quiero transmitir que si cada uno pone su granito de arena al final tendremos una playa… ¡¡¡y conseguiremos un mundo mejor!!!

​Carolina Ribera

www.carolinaribera.com

SMLXL