Clínicas remedio-milagro. ¿Qué hay de cierto?

¿Quién no ha escuchado anuncios en radio o visto publicaciones en prensa escrita que prometen acabar con las varices, con las hemorroides, con las fisuras, sinus… sin dolor, sin cirugía, sin ingreso? Mediante inyecciones, terapias revolucionarias, siempre asociadas a algún avance tecnológico de dudosa eficacia.

Como han podido leer en nuestra web, afortunadamente, son pocos los pacientes que en proctología necesitan cirugía si son correctamente manejados, a excepción de las fístulas que siempre son quirúrgicas. Pero cuando fracasa el tratamiento médico, o los remedios paliativos como puedan ser una esclerosis o una ligadura con banda elástica, sólo queda la cirugía.

No creo que sea deontológicamente correcto engañar a los pacientes, ocultando información, prometiendo resultados, incluso garantizándolos. Con frecuencia y si se fijan, el reclamo es que la primera consulta es gratuita. Al final, todos somos humanos y preferimos creer en un procedimiento inocuo, sencillo, indoloro para remediar aquello que nos tiene preocupados. Sobre todo, si además no hay que pagar por ello, cosa que a la larga no es cierto.

¿Alguien sabe de alguna forma milagrosa para perder peso…?

SMLXL

 

Pero la realidad es distinta. Por eso invito a todos los que padecen una dolencia proctológica a que contrasten información antes de optar por un tratamiento, sobre todo si es “milagroso”. Que comprueben que la titulación ,tanto del profesional como las dotaciones y características del centro, son legales y adecuadas.

Toda intervención es por definición desagradable, incómoda, incluso dolorosa los primeros días. Desconfíe de quien le diga que algo no duele, no es molesto y no se complica nunca. Bien es cierto que con la sedación, la anestesia local y el uso de analgésicos de nueva generación ha mejorado de forma sustancial la calidad de vida del paciente en el postoperatorio.

Tan importante o más que toda la batería de medidas tecnológicas son la experiencia y la delicadeza (las manos de su cirujano).

Por eso, desde este blog, quiero hacer una llamada a la prudencia de todos los pacientes, y que no se fíen de remedios milagro, sin ingreso, sin recuperación, porque la realidad es muy distinta en muchas ocasiones. Que estudien y contrasten bien todas las opciones / opiniones antes de tomar una decisión. Internet ha hecho mucho en este sentido.

La razón por la que he decidido escribir este post es para compartir la indignación de un paciente que vimos hace unas semanas que consultaba por una úlcera necrótica en el recto consecuencia de una inyección de micro espuma esclerosante, supuestamente “inocua”. Complicaciones tenemos todos, pero hay que informar a los pacientes y cuando surgen, responder.

Que se lo pregunten al que lo ha sufrido…

Dr. Sajonia Coburgo

www.drsajonia-coburgo.com

Perfil en Doctoralia