Brevísimo acercamiento a algunos Retos del Derecho en el siglo XXI

El Derecho, al igual que ha ocurrido en la mayoría de otros campos, no ha sido ajeno a los importantes avances tecnológicos que han ido acaeciendo en las últimas décadas del siglo XX y en el actual siglo XXI, es decir, se ha visto profundamente transformado por lo que se ha venido a llamar Revolución Tecnológica.
Todos los operadores jurídicos, Abogados, Procuradores, Jueces, Magistrados, Notarios, etc., de una u otra forma, han tenido que aprender y adaptarse a estos nuevos medios y lo nos estamos haciendo con mayor o menor fortuna.
Así, las imponentes estanterías de los despachos de abogados destinadas a los fundamentales compendios jurisprudenciales anuales de ARANZADI, han dejado paso a las colecciones de los mismos en CD, posteriormente en DVD, y en la actualidad en los pendrives, unidades de disco duro externas y SSD.
Las nuevas herramientas de trabajo son los móviles, ordenadores, portátiles, Internet y un larguísimo etcétera.
Sin duda, la adecuación de los Despachos de toda índole y de los Juzgados y Tribunales ante las nuevas tecnologías, será uno de los imponentes retos de los próximos años.
Uno de los más importantes hitos que la Justicia habrá de llevar a cabo es la desaparición total del papel, pese a que en la actualidad su implantación es meramente testimonial. Ello habrá de ir unido inexorablemente a la dotación de medidas de seguridad suficientes para imposibilitar las descargas no permitidas pero, y fundamentalmente, a que esa desaparición no suponga, en ningún caso, una disminución de la tutela judicial efectiva.
LXLMS
Otro de los retos, desde mi punto de vista, es la actual problemática del exceso de deficiente información sobre las cuestiones jurídicas en la red.
En alguna ocasión, por mera curiosidad, he accedido a algunos de los portales que dicen ser jurídicos y que cualquier persona puede consultar, y, en no pocos casos, las respuestas jurídicas no sólo dejan mucho que desear, sino que son auténticas barbaridades.
No resulta fácil acotar el problema anterior, ni creo que exista una cómoda solución. Por ello,  siempre aconsejo acudir al especialista, que en este caso, será tu abogado de confianza; pues al igual que a nadie se le ocurriría diagnosticarse una patología médica leyendo en Internet (pese a que se hace), tampoco debe bajarse un contrato redactado por quién sabe, del cual depende tu negocio.
El abanico de posibilidades que se abren con las nuevas tecnologías es abrumador, siendo necesario que todos reflexionemos sobre su correcta utilización.
Abogado
Móvil: 627592727

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *