Y DESPUES DE EMPRENDER… ¡¡CONSOLIDAR!!

Con muchas personas (también con algunas de las que me estáis leyendo), he comentado la importancia de seguir apoyando a las personas que deciden poner en marcha su sueño empresarial, una vez iniciada la actividad. Es lo se denomina fase de consolidación y, por mucho que cueste creerlo, en estos momentos carece de apoyo.
Las ayudas al emprendimiento no pueden finalizar cuando “abrimos nuestra puerta” o “nos damos de alta”, es más, este sería el punto de inicio de un largo proceso que durará hasta que logremos la consolidación óptima de la empresa.
En estos momentos, vivimos un boom de apoyo al autoempleo que, a mi parecer y basado en mi experiencia profesional, adolece de herramientas que faciliten el asentamiento de las iniciativas. Contamos con unos datos muy positivos en cuanto a número de proyectos puestos en marcha, pero son terribles los datos de las empresas que cierran.
Por supuesto, la situación económica es determinante en la mortalidad de muchos proyectos, sin embargo, no solo es una cuestión de tesorería: no haber diseñado un plan con acciones de consolidación obviamente influye.
MXLLS
En nuestra cultura empresarial, sobre todo en microempresas y pymes, especialmente familiares, aún no ha calado la necesidad, por ejemplo, de desarrollar un plan de marketing o de formación, ni siquiera aplicaciones informáticas para la venta por Internet. Hasta ahora pensábamos que las empresas simplemente “estaban”, “permanecían” y que cesaban su actividad por muerte o crisis.
Hoy quiero llamar la atención sobre este aspecto fundamental a todas las personas que forman parte de EmprendeandTweet, trasladándoles la importancia de hacer previsiones y mejoras constantes en el desarrollo de las actividades. No hace falta elaborar un informe exhaustivo, lleno de anglicismos técnicos, ni siquiera contratar a una gran consultora -o pequeña, como Empieza ;)- Se trata más bien de dedicar tiempo y un poco de sentido común a analizar cuál es nuestra situación actual y cuál es la que queremos tener, concretando nuestra misión, visión y valores. Todo ello facilitará el alcance de nuestros objetivos empresariales.
Cuando tengamos esta información, seremos conscientes de nuestros recursos y fortalezas, así como de nuestros puntos de mejora. Con ello, estaremos trabajando por fin la fase de consolidación de nuestra empresa.
Os aseguro que no es nada difícil, aunque sí puede parecer algo pesado. Las empresas a las que hemos acompañado en estos procesos han RE-descubierto su potencial y han mejorado muchos aspectos, incluidas las ventas 😉
Auxiliadora Zapata Navarro
Cofundadora Empieza Consultora, fresh consulting®
Entidad que desarrolla su actividad en el ámbito de los RRHH, RS, Marketing y Desarrollo Informático.
www.empiezaconsultora.es
Twitter: @audithzapata @empiezacons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *