Y DESPUES DE EMPRENDER… ¡¡CONSOLIDAR!!

Con muchas personas (también con algunas de las que me estáis leyendo), he comentado la importancia de seguir apoyando a las personas que deciden poner en marcha su sueño empresarial, una vez iniciada la actividad. Es lo se denomina fase de consolidación y, por mucho que cueste creerlo, en estos momentos carece de apoyo.
Las ayudas al emprendimiento no pueden finalizar cuando “abrimos nuestra puerta” o “nos damos de alta”, es más, este sería el punto de inicio de un largo proceso que durará hasta que logremos la consolidación óptima de la empresa.
En estos momentos, vivimos un boom de apoyo al autoempleo que, a mi parecer y basado en mi experiencia profesional, adolece de herramientas que faciliten el asentamiento de las iniciativas. Contamos con unos datos muy positivos en cuanto a número de proyectos puestos en marcha, pero son terribles los datos de las empresas que cierran.
Por supuesto, la situación económica es determinante en la mortalidad de muchos proyectos, sin embargo, no solo es una cuestión de tesorería: no haber diseñado un plan con acciones de consolidación obviamente influye.
MXLLS
En nuestra cultura empresarial, sobre todo en microempresas y pymes, especialmente familiares, aún no ha calado la necesidad, por ejemplo, de desarrollar un plan de marketing o de formación, ni siquiera aplicaciones informáticas para la venta por Internet. Hasta ahora pensábamos que las empresas simplemente “estaban”, “permanecían” y que cesaban su actividad por muerte o crisis.
Hoy quiero llamar la atención sobre este aspecto fundamental a todas las personas que forman parte de EmprendeandTweet, trasladándoles la importancia de hacer previsiones y mejoras constantes en el desarrollo de las actividades. No hace falta elaborar un informe exhaustivo, lleno de anglicismos técnicos, ni siquiera contratar a una gran consultora -o pequeña, como Empieza ;)- Se trata más bien de dedicar tiempo y un poco de sentido común a analizar cuál es nuestra situación actual y cuál es la que queremos tener, concretando nuestra misión, visión y valores. Todo ello facilitará el alcance de nuestros objetivos empresariales.
Cuando tengamos esta información, seremos conscientes de nuestros recursos y fortalezas, así como de nuestros puntos de mejora. Con ello, estaremos trabajando por fin la fase de consolidación de nuestra empresa.
Os aseguro que no es nada difícil, aunque sí puede parecer algo pesado. Las empresas a las que hemos acompañado en estos procesos han RE-descubierto su potencial y han mejorado muchos aspectos, incluidas las ventas 😉
Auxiliadora Zapata Navarro
Cofundadora Empieza Consultora, fresh consulting®
Entidad que desarrolla su actividad en el ámbito de los RRHH, RS, Marketing y Desarrollo Informático.
www.empiezaconsultora.es
Twitter: @audithzapata @empiezacons

Emprender con una asociación: las ventajas documentales*

Esta es otra de las partes positivas de crear una asociación: el papeleo, que en ciertos aspectos es considerablemente menor que en una sociedad mercantil y bastante más económico a la larga. De los primeros documentos y la inscripción, daremos unas pinceladas más adelante. Ahora vamos con el día a día de nuestra asociación una vez que la tenemos constituida.

La documentación laboral, tributaria y la que exija la ley respecto de las actividades específicas que desarrollemos —por ejemplo, si tenemos una protectora de animales, llevar un registro de los mismos—, no cambia, se actúe desde una asociación u otro ente. Otras diferencias son, sin embargo, importantes.

Una de las más relevantes se da en orden a las cuentas. Las asociaciones, siempre que no hayan sido declaradas de utilidad pública, no tienen la obligación de depositar cuentas anuales —sí de presentarlas y lograr su aprobación por la asamblea—. Los requisitos de la legislación mercantil española son a todas luces excesivos para numerosas sociedades, un gasto y un engorro que abruma a numerosos emprendedores.

MLXLS

Por supuesto, las asociaciones han de estar a la legislación contable específica para las entidades sin ánimo de lucro y cierto es que las cuentas han de ser expresivas de la actividad y la situación patrimonial de la asociación. Pero el no tener que ajustarse a un cierto modelo y a reglas contables más estrictas, ofrece la posibilidad de elaborar cuentas sencillas, fácilmente comprensibles por todos, haciendo de ellas documentos verdaderamente útiles.

De hecho, nada impide que se resuman en una sola hoja, comparando lo presupuestado con lo ejecutado, por ejemplo, junto con el presupuesto propuesto para el año siguiente. Se trata en suma de no manejar infinitos documentos sino de reducir estos a lo verdaderamente necesario a fin de cumplir rectamente con nuestras obligaciones tributarias y de información inmediatamente inteligible los asociados y demás personas interesadas.

Hay otras numerosas ventajas. Por ejemplo, al cambiar la composición de la junta, no es necesario acudir al notario, como en el caso de las sociedades, sino que bastará con un sencillo certificado del acta de la reunión de la asamblea que los nombró. Este certificado se emite por el secretario con el visto bueno del presidente en el mes siguiente al nombramiento de los nuevos cargos. Debe figurar la nueva composición de la junta y la inscripción en el Registro Nacional de Asociaciones es gratuita.

En el caso de las sociedades mercantiles, el nombramiento e inscripción de administradores en el Registro puede llegar a rondar fácilmente los trescientos euros. A su vez el depósito de cuentas cuesta algo menos de cincuenta euros, pero este no es el mayor gasto; es que si carecemos de conocimientos de contabilidad, habremos de emplear a una gestoría para que nos lleve las cuentas, y este sí puede ser un gasto relevante, que con una contabilidad más sencilla como la que se exige a las asociaciones, nos ahorramos.

Otras cuestiones. La modificación de los estatutos debe inscribirse en el registro de asociaciones nacional o autonómico en el cual se halle inscrita la asociación. Pero mientras que en el caso de las sociedades de nuevo fácilmente pagaremos a partir de los trescientos euros, en el caso de las asociaciones estaremos pagando en torno a los veinte.

Una cuestión importante es la del cierre de la asociación. Mientras que gobierno tras gobierno, se fomenta la creación cada vez más ágil y más económica de sociedades mercantiles en España, su llevanza y sobre todo la inscripción de su baja siguen teniendo un coste nada desdeñable: es la parte de la historia que no se cuenta y es un hecho que los registros mercantiles españoles están llenos de sociedades inactivas desde hace años que nadie da de baja. Para una sociedad de unos tres mil euros de capital social, el gasto de su cierre con facilidad podrá alcanzar los seiscientos euros.
MXLLS

Por supuesto, se trata de un defecto tremendo de política legislativa y ello explica que haya otros países que estén viendo como en el marco de la Directiva de libertad de establecimiento, sus sistemas se eligen sistemáticamente para crear sociedades por ser infinitamente más ágiles y competitivos que el sistema español.

Ciertos aspectos tributarios están también difícilmente justificados; cuando se liquida una sociedad, el reparto de capital remanente está sujeto al impuesto de transmisiones patrimoniales si reviste la forma de dinero; y al abono de IVA, en caso de que revista la forma de bienes. Más allá de la voluntad de la administración tributaria por recaudar, poca justificación tiene este régimen.

Además, uno de los mayores gastos, en el caso de las sociedades mercantiles, es la publicación de anuncios en los diarios de mayor tirada, ante la toma de ciertos acuerdos. Por supuesto, es un sistema periclitado pues hoy en día quien tiene interés en hacer un seguimiento de una sociedad se apunta a recibir gratuitamente notificaciones de cualesquiera de los excelentes servicios electrónicos que hay. Sin embargo, el gasto en anuncios en prensa escrita entretanto se prevean como obligatorios por la ley, habrá de afrontarse.

Antes de abordar la cuestión de las actas en más profundidad, hay que tener en cuenta que los asociados tienen derecho de acceder a toda la documentación de la asociación en cualquier momento, salvo lo dispuesto en la normativa sobre protección de datos de carácter personal. Esta es una diferencia importante con una sociedad, donde el acceso a la documentación por parte de sus socios está más restringida.

Cristina Falkenberg
Asociación Protectora de animales Marina Alta
*Nota del Social Media Manager
Esta es la tercera entrega del extenso y excelente trabajo de Cristina Falkenberg. Según comentábamos las veces anteriores, el 23 de enero  y el 13 de marzo, el artículo es demasiado extenso para un blog, por lo que requiere que lo compartamos en varias partes, cuyo total ofrecerá un completo tratado sobre este tema.

¿Qué hace un asesor fiscal?

Parece una pregunta absurda pero generalmente en el ámbito fiscal existe, entre los pequeños empresarios y los autónomos, cierta confusión entre las funciones que desarrolla un gestor y las que realiza un asesor fiscal. Aunque ambos son imprescindibles y complementarios, he creído conveniente profundizar en las características del asesor fiscal.

El gestor es la persona (o la gestoría, la empresa) que se encarga del cumplimiento de las obligaciones fiscales: la presentación de los modelos de IVA o de retenciones, las altas y bajas en las declaraciones censales, la llevanza de la contabilidad, etc. En ocasiones, la gestoría también se encarga de la contestación de los requerimientos que realiza la Agencia Tributaria. Es decir, como su propio nombre indica, el gestor se dedica a la gestión fiscal y casi todos los pequeños empresarios o autónomos cuentan con uno.

SLXLMSin embargo, el asesor fiscal, también como su propio nombre indica, es el encargado de asesorar a su cliente, es decir, de optimizar la tributación. La diferencia fundamental es que el asesor fiscal no realiza generalmente tareas de gestión, sino que su trabajo consiste en estudiar la situación patrimonial y/o empresarial de su cliente, ya sea persona física o jurídica, para analizar si desde el punto de vista económico-fiscal se encuentra optimizada, es decir, si existen estructuras o modos de hacer las operaciones, siempre dentro de la legalidad, que puedan resultar más favorables al contribuyente o si existen incentivos fiscales que pueda aplicarse para pagar menos impuestos. Pongo el acento en lo de “siempre dentro de la legalidad” porque lamentablemente a veces nos encontramos con colegas de profesión que “venden” a sus clientes ahorros fiscales a través de operaciones fraudulentas, por lo que debes tener muchísimo cuidado a la hora de elegir a tu asesor fiscal. Basta con leer la prensa todos los días para ver ejemplos de fraudulentas recomendaciones que hicieron en su día determinados asesores fiscales a políticos, futbolistas, etc., que les han llevado a los juzgados.

Pero el asesor fiscal no siempre sirve para pagar menos impuestos; en ciertos casos sirven para detectar si no se está tributando correctamente, es decir, si se está tributando menos de lo que se debería y, por tanto, para mí la función del asesor fiscal la resumiría en “garantizar tu tranquilidad, sabiendo que estás pagando los menos impuestos posibles”.

También asesoramos a los clientes cuando, por no haber pasado antes por nuestro despacho, se encuentran con un requerimiento o una inspección de Hacienda.

Con los cerca de 20 años que llevo de experiencia, no puedo ocultar que, en el caso de los pequeños empresarios, la mayoría de inspecciones que llevo tienen su origen en una falta de asesoramiento fiscal, pues tienden a creer que con tener un gestor que presenta sus declaraciones ya han cumplido correctamente con la Agencia Tributaria. Pero no es así pues existen errores que se pueden cometer, aunque el gestor haya realizado su trabajo correctamente.

La mayoría de clientes a los que les analizo su estructura fiscal no han venido antes porque pensaban que “todo lo tenían perfectamente” porque un primo o un cuñado “que trabaja en un banco” les había dicho que lo tenían que hacer así. Sólo cuando llega la carta de Hacienda que su cuñado no entiende es cuando se plantean por qué no habrían ido antes a visitar a un asesor fiscal ya que, como sabréis, lo primero que hace Hacienda cuando detecta un error es, aparte de exigir lo debido, girar una sanción que va desde el 50% al 150% del importe de lo defraudado, además de los intereses de demora o los recargos que procedan. Pero nuestra función es (o debería ser) más preventiva que “curativa”.

La escasez de los recursos hace que en una pequeña empresa resulte aún más importante que en cualquier otra un estudio profundo de la situación económico-fiscal; no quiero ser agorera, pero conozco casos de empresas pequeñas que por una mala gestión fiscal han entrado en concurso, o autónomos que han perdido su casa, dado que carecían de los recursos necesarios para afrontar las sanciones de Hacienda. Ello da una idea de lo importante que pueda llegar a ser un buen asesoramiento.

Pero como decía antes, también es importantísimo el asesoramiento fiscal, no sólo para el caso en que no estamos tributando correctamente sino para cuando, haciéndolo, no estamos aprovechando todos los incentivos que pueden aplicarse. Es un caso muy frecuente que me encuentro en las empresas familiares pues, en la mayoría de los casos, no se planifica previamente la gestión económica de la misma ni la sucesión del negocio y, en ocasiones, ello da lugar a la imposibilidad de seguir el negocio por parte de los sucesores.

MXLLSAlgunos clientes se sorprenden del ahorro fiscal que pueden llegar a conseguir si hacen las cosas bien. Pero en España reducimos los costes al máximo sin saber que a veces un pequeño coste, como pueda ser el de un asesor fiscal que esté pendiente de nuestro negocio, puede producirnos un ahorro diez veces superior a sus honorarios. No es casual que la mayoría de las grandes empresas hayan ampliado, en época de crisis, su plantilla de asesores fiscales.

En otros países, la figura del asesor fiscal (o patrimonial) está ampliamente extendida por su contribución al bienestar económico de las familias. Se trata de aquella persona que te asesora teniendo en cuenta tu patrimonio, si estás casado en gananciales o en separación de bienes, el número de hijos que tienes, los ingresos y gastos del mes, dónde invertir mejor, si debes endeudarte, o no, si debes cobrar un sueldo de tu empresa o no, qué parte de lo que le dejes a tus hijos se lo va a llevar Hacienda, si te resulta mejor planificar la jubilación con un plan de pensiones o con unos fondos de inversión, si estás amortizando los bienes de tu empresa de la forma que te ahorre más impuestos, etc. Todo ello no es tarea del gestor y, por tanto, no podemos exigírselo.

Sin embargo, en España los ciudadanos creen que no necesitan de los servicios de un asesor fiscal (más allá de para que les hagan la declaración del IRPF), que eso es sólo cosa de grandes empresas o patrimonios. Bajo mi punto de vista, se trata de un gran error que contribuye a que la competitividad de los pequeños negocios y la rentabilidad de las familias siga estancada en España. Los pequeños empresarios nos quejamos de que pagamos muchos impuestos, pero tampoco nos preocupamos de si podríamos pagar menos o de si lo que pagamos está bien pagado. Así somos.

Helena Pujalte Méndez-Leite
Gabinete Tributario
gabinetetributario.com

@GTributario
Facebook
LinkedIn
Google+
RSS

Twitter, buenos días, ¿en qué puedo ayudarte?

Nuestra asociación se llama Emprende and Tweet, como bien sabes. La razón es porque surgió en el microblogging, que fue donde empezamos a interaccionar, y la gran mayoría somos emprendedores. Así que el nombre salió por sí solo. Por lo tanto, Twitter tiene un papel principal dentro de nuestra organización y también puede tenerlo en tu empresa, además de para contactar con tus públicos, como vía de atención al cliente.

SLXLM

Te voy a explicar el porqué es un canal tan interesante para estos menesteres:

  • El 59% de los usuarios lo usan para contactar con las marcas, según los diferentes estudios.
  • La atención por medio del teléfono y del correo electrónico, en muchos casos, no es correcta, sobre todo si hablamos de grandes empresas y más si son de telefonía. Sin embargo, cuando la reclamación es a través de Twitter, la atención es superrápida.

Resultado: se están acostumbrando a utilizarlo porque con ellas les funciona.

  • El responder a un problema por medio de la red supone dar una imagen de transparencia, de confianza y muy positiva, convirtiendo la queja en un beneficio para la reputación del negocio.
  • Además, al ser abierta, permite que otras personas con preguntas o dificultades parecidas, encuentren la solución en nuestra respuesta, adelantando tiempo y mejorando la gestión.
  • Hay veces que son los propios seguidores los que realizan el trabajo sin que intervengamos, gracias a sus propias experiencias.

Ahora bien, aunque las ventajas son muchas e interesantes, los inconvenientes también han de sopesarse:

  • Una mala respuesta supone el inicio de una crisis de comunicación que se viraliza de forma exponencial.
  • Twitter tiene 140 caracteres, ni uno más, así que hay veces que la atención no se puede dar por dicha vía porque requiere una respuesta más amplia y profunda.
  • El que todo el mundo pueda ver el diálogo, cuando se trata de cuestiones personales, es una dificultad. Cuidado con el tema de la protección de datos.
  • La rapidez parece exigir inmediatez en las respuestas. Esto es correcto pero con tiento para asegurarnos de que damos las contestaciones correctas. La precipitación es una muy mala idea.

En realidad, solo con sentido común, se puede gestionar perfectamente Twitter, al igual que cualquier otra red social, y conseguir convertirla en una vía muy apropiada de atención al cliente.

Solo termino con un par de consejos más: indica en la biografía cuál es el horario en que contestarás y monitoriza lo que se dice de tu empresa. La mayoría de los usuarios la mencionan y las aplicaciones móviles avisan cuando esto ocurre, tenlo presente para mejorar la gestión.

¿Habías pensado en utilizar Twitter para este propósito? Si ya lo haces, ¿qué resultados estás consiguiendo?

María Rubio

Comunicación, Social Media y Protocolo

Twitter: @mariarubiom

Blog