Tejiendo una tela de araña

Emprender es tejer. Emprender es comunicar. Es explicar, crear, pensar, no desistir, luchar y salir ahí afuera con garras de león a comerte el mundo con tu idea, tu proyecto, tu ilusión.

MXLLSEn mi vida he hecho muchas cosas, casi todas como emprendedora, pero he tenido muchos trabajos increíblemente gratificantes. De todo se aprende, y eso es lo que me llevo cada día a la cama. Aprender, fracasar, llamar a las puertas y recibirnos hasta ver la luz.

Ahora me dedico en cuerpo y alma a mi blog www.fairytalks.com, donde entrevisto a personas interesantes, divertidas, de actualidad, empresarias, diferentes,… porque creo que todos tenemos algo que contar. Sí, tú también.

Cuando indagas un poco en el interior de las personas, te das cuenta de que pasa de todo, hay de todo, bueno, malo, precioso y horrible… Pero ¿sabes qué es lo más bonito? Son los amigos, los contactos, la familia, una piña de gente, pedir ayuda, ayudar y así, tejer una tela de araña de personas como tú, con alegrías y penas que a través de la comprensión, el cariño y la empatía hacen que tu vida sea maravillosa. ¡Y por supuesto tú debes formar parte de la suya!

Nadie dijo que fuese fácil, pero oye, difícil tampoco… que si quieres puedes, sólo tienes que creer en ti, en tus medios y en que vales, y si luchas y persistes lo conseguirás. Constancia es la base del trabajo y aunque un día tengas ganas de mandarlo todo a la mierda… hazlo, pero levántate al día siguiente con toda tu energía y ¡¡a por ellos!! Que como dice mi madre… de los cobardes no se ha escrito nada.

Si uno vive haciendo lo que le gusta, realmente vive. ¿De qué sirve tener posesiones materiales si no las puedes disfrutar?

El valor de las cosas lo dan los pequeños detalles, ¿utopía? Pues no sé, pero desde luego es mi realidad. Una comida con amigos, un paseo por la playa, una buena chimenea, una cena familiar, unos gritos con tu mejor amiga y esa reconciliación… todo eso es lo que la vida te ofrece. Tu vida, tu proyecto, tu proyecto personal y lo que TÚ y sólo Tú quieres.

La vida es ahora, estar escribiendo este artículo, no mañana ni pasado, VIVE AHORA, ¡EMPRENDE AHORA! Y confía en todo aquel que te tiende una mano, si te sale rana, puerta y a por otro… jajaja que de sapos está lleno el mundo, pero creedme, hay más buenas personas que malas y los que ponen impedimentos para que cumplamos nuestros sueños ¡NO se saldrán con la suya!

¡A la guerra! ¡A las armas! ¡A por todas! ¡A por tus sueños!

¡Emprende contra viento y marea!

By Carolina Ribera

www.fairytalks.com

Emprender con una Asociación: aspectos laborales y la importancia del Voluntariado

Aspectos laborales

El que una asociación no persiga un ánimo de lucro, como sí ocurre con las sociedades, no quiere decir que, desde el punto de vista del derecho laboral, no pueda servir como empleador o “empresario”. Una asociación puede perfectamente contratar a personas, a quienes abonará un salario como haría cualquier organización.

Una opción aún más flexible es la del autónomo, sea económicamente dependiente o no, que presta sus servicios a la asociación. Esto nos permite ajustar las facturas a los servicios efectivamente prestados.

Además, si los estatutos así lo prevén y lo aprueba la asamblea de asociados, se podrá remunerar a los miembros de la junta: a todos ellos o solo algunos. En este sentido, es típico que se pague al presidente, al secretario y a alguno de los vocales de la junta que tengan una carga laboral efectiva.

En todos los casos —trabajador por cuenta ajena, autónomo, miembro de la junta y, como se verá más adelante, voluntarios—, hay un derecho de reintegro de los gastos que les ocasione el desempeño de las actividades de la asociación.

SMLXL

Una ventaja evidente frente al inicio de una actividad como autónomo o como administrador de una sociedad es que, siendo en principio gratuito el cargo de miembro de la junta de una asociación, es posible ponerse en marcha sin necesidad de abonar una cuota de autónomos, al menos hasta que la actividad realmente arranque, un periodo que a veces se dilata mucho más de lo inicialmente previsto: piénsese en aquellas actividades que requieren obtener licencias administrativas o una financiación inicial.

Esto parece irrelevante pero a veces hay personas que estando en activo, o percibiendo una pensión, o en paro, no deciden emprender una actividad que puede probar ser un yacimiento de empleo para uno mismo o para otros, porque no se desea o no se puede asumir la carga de una cuota de autónomos o el coste de tener empleados a cargo antes de ver unos ciertos ingresos.

La importancia del voluntariado

Precisamente porque la asociación en sí no persigue un ánimo de lucro, es el ámbito del asociacionismo junto con el de las fundaciones los que mejor se prestan al voluntariado. Y aquí hay unas posibilidades enormes de poder usar una fuerza laboral valiosa que hay en España; las personas jubiladas y prejubiladas que están en excelente forma, cuentan con toda la experiencia profesional del mundo y muchas ganas de seguir aportando su granito de arena a una sociedad mejor.

Por supuesto que las personas en paro son otro yacimiento de mano de obra voluntaria —muchos se niegan a quedarse en sus casas y prefieren salir y estar “ocupados” (también por evidentes motivos humanos)—, pero es evidente que su prioridad es la búsqueda activa de un empleo remunerado que les proporcione una fuente de ingresos estable. Es, sin embrago, un hecho que personas muy válidas que por las circunstancias que fueren no encuentran un empleo, empiezan como voluntarios en asociaciones con tal éxito que se hace posible crear un puesto de trabajo estable para ellos. Y es enorme la satisfacción personal de haber participado desde los inicios en la creación de una iniciativa que además con frecuencia satisface fines moral y socialmente muy deseables.

SMLXL

Los voluntarios no cobran por su trabajo y si bien todo voluntario debe contar con un contrato que especifique su aportación laboral, el plazo de preaviso en el caso de baja, etc., estamos ante una mano de obra que puede ser de primerísima calidad, a un coste mínimo. En efecto, como se ha mencionado antes, los voluntarios tienen derecho a que se les reembolsen los gastos que su actividad les ocasionó y además deben contar con un seguro que cubra sus riesgos laborales. Su importe dependerá de la actividad de la asociación y cómo esté organizada.
Estos bajísimos costes laborales son una ventaja enorme. Además hay personas que no pueden o no desean compatibilizar una pensión con un trabajo remunerado, pero sí desean seguir teniendo algún tipo de actividad productiva. El voluntariado es ideal tanto para ellos como para quien decide emprender y que, sin embargo, por estar en la parte laboral activa de su vida, sí cobra por su trabajo, como es natural y necesario a fin de poder tener una pensión el día de mañana.
Puesto en términos económicos, estamos ante una importante ventaja competitiva de las asociaciones frente a otras formas de organización de una actividad, pues pueden contar con un insumo que a un coste muy bajo, puede crear un enorme valor.
Cristina Falkenberg
Asociación Protectora de animales Marina Alta
Nota del Social Media Manager
Esta es la segunda entrega del excelente trabajo de Cristina Falkenberg. Según comentábamos la vez anterior, el 23 de enero, el artículo es demasiado extenso para un blog, por lo que requiere que lo compartamos en varias partes, cuyo total ofrecerá un completo tratado sobre este tema.

Bienes Gananciales vs Separación de Bienes

Son los dos principales regímenes económicos matrimoniales que junto con el de Participación se regulan en nuestro Código Civil en los artículos 1315 a 1444. Lo que no nos ofrece este cuerpo legal es la definición de los mismos, que bien podría ser ésta: “El conjunto de reglas que determinan y delimitan los intereses económico-pecuniarios que rigen las relaciones interconyugales en el matrimonio y las relaciones con los terceros”. (Fuente Wikipedia)
Básicamente esto significa que según el régimen que se elija, bien en el momento previo al matrimonio o con posterioridad al mismo por medio de capitulaciones matrimoniales, cada cónyuge participará de diferente forma en los bienes del otro y, sobre todo en caso de una posible disolución del vínculo matrimonial, se aplicarán diferentes reglas de reparto según el régimen por el que se venía rigiendo el matrimonio. Por otro lado, es muy común que los cónyuges determinen de mutuo acuerdo, o se establezcan por medio de la costumbre derivada de su convivencia diaria, aquellas reglas en cuanto a la materia económica del matrimonio que regirán sus relaciones domésticas.

Hay que tener también en cuenta, a la hora de elegir uno u otro, las circunstancias personales, laborales, etc. de cada uno de los cónyuges, ya que dependiendo del régimen elegido se podrán ver más o menos comprometidos los patrimonios de ambos. Además la elección obedece, entre otros motivos, a una diferencia sustancial entre la riqueza de cada cónyuge al tiempo de contraer matrimonio; el nivel de ingresos individual; la posibilidad de que en el desarrollo profesional de alguno de los cónyuges pudiera existir riesgo patrimonial; o la existencia de descendencia por parte de alguno de los contrayentes fruto de otras relaciones. Es decir, no se trata de una cuestión de más o menos amor en la pareja, sino de algo  práctico.
La diferencia básicamente entre estos dos regímenes, Sociedad de Gananciales y Separación de Bienes, estriba en la participación de cada cónyuge en los bienes del otro, de manera que en “Gananciales” los cónyuges participan de los bienes adquiridos por ambos durante el matrimonio y en caso de disolución la comunidad de bienes que en su momento se constituyó se reparte al 50% entre ellos.
Por el contrario, en el régimen de Separación de Bienes, todos los bienes que pertenecieran a cualquiera de los cónyuges antes de contraer matrimonio y los que pudieran adquirir con posterioridad, bien por herencia, donación, compra-venta, etc., seguirán perteneciendo a cada uno de ellos de forma individual, y en el supuesto de disolución del matrimonio, no existiría una comunidad de bienes a repartir.
En nuestro país se aplica por defecto, prácticamente en todo el territorio, el régimen de Sociedad de Gananciales, mientras que en algunas Comunidades Autónomas como Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares sus derechos forales establecen como régimen a aplicar por defecto el de Separación de Bienes.
María Eugenia V. Martín-Caro y Luguera
Abogada ICAM
Fundadora & CEO Grupo Victoria Luguera Eventos
mariaeugeniamartin-caro@icam.es